El 'boom' de los nuevos diseñadores egipcios

Los nuevos creadores de moda en Egipto están saliendo del anonimato con dos objetivos: huir de los estereotipos y consolidarse en un mercado que esté en pleno crecimiento.

DESTACADOS:

Mohanad Koyak es uno de los nuevos creadores egipcios que participó en la primera versión del programa de televisión “Project Runway” en Oriente Medio, que reúne a profesionales de la moda con el propósito de ganar una beca de 50.000 dólares para financiar su primera colección.

Los padres de las dos hermanas egipcias Abdelrouf no querían que sus hijas salieran del país del Nilo para formarse en el extranjero, por lo que estas jóvenes, que crearon hace tres años la marca Okhtein (Dos Hermanas, en Arabe), estudiaron Comunicación y Marketing para poder aplicarlo al trabajo que desempeñan hoy en día.

Otros creadores pujantes con Suhayla el Sheij, de 23 años, creadora de la marca de joyas Sandbox, y Amr Saad, que ha triunfado en el mercado del lujo con sus gafas de sol hechas en plata y en oro.

Entre el papel pintado y el ruido de las máquinas de coser, el diseñador egipcio Mohanad Koyak ultima los detalles de su próxima colección en su estudio, situado en el centro de El Cairo.

Tres hombres recortan en una sala, cerrada a los clientes, unos pequeños retales para añadirlos como piezas a las prendas que quedan por terminar, mientras que el diseñador recibe a varias personas que le piden asesoramiento para saber qué vestir en futuros eventos.

Koyak, que participó en la primera versión del programa de televisión “Project Runway” en Oriente Medio, que reúne a profesionales de la moda con el propósito de ganar una beca de 50.000 dólares para financiar su primera colección, entre otros premios, asegura a Efe que “en Oriente Medio hay diseñadores con un gran potencial que realizan prendas con mucha calidad”.

Desde hace casi un lustro, este joven, de 22 años, trabaja en su propia marca en la que quiere diferenciarse de los demás con trajes que recuerdan al vestuario de la Época victoriana, y con los que ya ha ganado miles de seguidores.

“Cuando empecé, el mercado de la moda en Egipto era virgen, pero ahora hay muchísima competición para abrirse un hueco. Gracias a eso, hay más espacio para experimentar e intentar hacer nuevos productos. Es el momento”, afirma.

Sin embargo, se lamenta de que los diseñadores locales no tienen apenas visibilidad en Egipto ya que la gente no apuesta por ellos y prefiere comprar marcas internacionales, aunque espera que eso cambie con la reciente devaluación de la libra egipcia, que ha encarecido los productos importados.

Y ya no solo es la sociedad quien no confía en los locales, sino que es el propio Egipto quien no se interesa, ya que no hay ninguna institución oficial -aduce Koyak- que ofrezca la posibilidad de formarse en el diseño y el patronaje textil.

EL CASO DE LAS HERMANAS ABDELROUF.

Cuando comenzaron a crear sus primeros bolsos, con los que ganaron el año pasado el prestigioso premio Vogue Arabia, se preguntaron cómo orientar sus diseños para no caer en los clichés egipcios.