¡Lávese bien las manos! Por lo regular lo hacemos de manera incorrecta y en menos del tiempo necesario

SAN DIEGO.- Es usual que las madres de familia utilicen la frase “lávate bien las manos” cada vez que sus hijos van a comer, cuando muchas veces ni ellas mismas saben cómo hacerlo correctamente.

La práctica de lavarse las manos de manera contínua tiene relativamente poco tiempo. Tal vez unos dos siglos, según antropólogos e historiadores. Esto no significa, sin embargo, que lo estemos haciendo de manera correcta, revela la revista Scientific American.

“Probablemente te estés lavando las manos mal”, asegura la publicación.

El artículo de salud señala que el primer error que cometemos al lavarnos las manos es el tiempo que empleamos en ello. La mayoría de la gente invierte apenas 6 segundos en el proceso cuando deberían ser al menos 30.

Asimismo, el lavado de manos debe hacerse con agua tibia o caliente para eliminar las bacterias, las infecciones y la contaminación.

Otro error que se comete cotidianamente es lavarse solo con agua. El uso del jabón o un desinfectante es clave para eliminar la suciedad de uñas y dedos.

Pero la utilización del jabón no es lo único que se debe aprender, también es importante saber qué producto es el adecuado para limpiar nuestras manos.

Los jabones antibacteriales pueden ser útiles para determinados momentos, sin embargo, el agente antibacteriano no mata todas las bacterias.

En el siglo XIX, el médico húngaro Ignaz Semmelweis, quien trabajaba en una de las clínicas ginecológicas más importantes de Viena, observó que una de cada tres madres moría al dar a luz, víctimas de extrañas fiebres llamadas fiebres puerperales.

El médico descubrió que las fiebres las transmitían los propios médicos a las embarazadas justo después de haber estado en otras estancias, por ejemplo, salas de cadáveres sin haberse lavado las manos.

Semmelweis comprendió que los doctores portaban algún tipo de infección de una sala a otra. Desde este descubrimiento, el médico húngaro se ha obsesionado con la higiene, situación que ha salvado millones de vidas.

En el campo de la medicina se le conoce como el “salvador de madres”.

Semmelweis es reconocido como el creador de muchos de los procedimientos antisépticos que siguen utilizándose hoy en día, entre ellos esa forma tan peculiar que tienen los médicos para lavarse las manos.

La manera correcta de practicar la higiene en las manos sería la siguiente: Enjuague con agua limpia y de preferencia tibia, después aplique jabón, gel o espuma durante 30 segundos restregando entre los dedos, las comisuras y debajo de las uñas. Luego enjuague nuevamente y por último séquese con una toalla de papel limpia o mejor aún al aire libre.

Lavarse las manos es uno de los hábitos de higiene indispensables para prevenir todo tipo de enfermedades desde el catarro simple hasta mucho más graves como la salmonelosis.

Michelle Salazar

Ellatinoonline.com